Contacto

info@alpza.com

Horario de atención

Lun- Vier 08:00-17:00 hrs. (Chile)

 

 

© 2019 ALPZA

ALPZA agradece la gentileza de los siguientes miembros de la Asociación por autorizar el uso de sus fotografias en este sitio web: Parque das Aves, Zoológico de Cali, ACOPAZOA, Africam Safari, Bioparque Temaikèn, BuinZoo,  Jardín Zoológico de la Cuidad de Buenos Aires, Fundación Zoológica de Quito, Mauro Tambella, Zoológico Nacional La Aurora,  Zoológico de São Paulo y Zoológico Nacional del Parque Metropolitano de Santiago.

Blog de ALPZA

¡Un espacio donde miembros de nuestra comunidad e invitados comparten opiniones e ideas!

¿Cómo conseguir financiamiento para las iniciativas de conservación en las que participan zoos y acuarios?

 

 

¿Quieres aumentar la contribución de tu institución a la conservación pero no sabes cómo conseguir fondos?

 

A diario los zoológicos y acuarios son desafiados por una enorme diversidad de necesidades. Deben prestar atención a los aspectos más básicos del día a día garantizando el Bienestar Animal a la vez que se esfuerzan por lograr metas que permiten que zoológicos y acuarios sean una contribución para la sociedad. 

 

Hasta hace sólo algunos años en Latinoamérica, como en otras regiones, los zoológicos y acuarios basaban su plataforma filosófica en el paradigma CREI (Conservar, Recrear, Educar e Investigar, estos 4 aspectos eran sus funciones principales). En 2005 la Asociación Mundial de Zoológicos y Acuarios (WAZA) publicó la estrategia Mundial de Conservación de Zoológicos y Acuarios, y posteriormente en Octubre 2015 publicó una actualización sobre la estrategia de Conservación y por primera vez una Estrategia Mundial de Bienestar Animal. Estos documentos transforman ahora la visión de los zoológicos convirtiéndolos en sitios con una responsabilidad más clara y directa hacia la protección de la biodiversidad, y ofrecen herramientas para cumplir con las metas de los centros modernos..

 

Si volvemos al modelo ya obsoleto CREI, nos damos cuenta que hoy el eje central de los zoológicos y acuarios es la protección de la biodiversidad (Conservación),  mientras que la investigación, recreación y educación están artículadas para potenciar la conservación. Es así como surgen los programas de educación para la conservación, investigaciones que producen conocimiento útil para evitar la extinción de especies y ecosistemas, y experiencias para visitantes que buscan de forma recreativa concientizarlos sobre el valor de nuestra herencia natural. Ya no hay paso atrás, hoy los zoológicos y acuarios están a disposición de la conservación, en un contexto donde se espera cumplan esta misión manteniendo los más altos estándares de Bienestar Animal.

 

Es así que hoy muchas instituciones son activas en trabajar en iniciativas de conservación in situ, ex situ o ambas combinadas (conocido como conservación integral). Hasta acá parece todo bastante idílico, pero no hay quien se haya embarcado en tan titánica tarea que no haya tenido que lidiar con la dura pregunta: ¿Cómo financió estos esfuerzos?

 

Recientemente durante la Conferencia Anual de EAZA 2015 en Polonia, el Director del Zoológico de Breslavia (anfitrión del evento), Sr. Radoslaw Ratajszczak, compartió su visión al respecto. Él señaló que inicialmente hay que considerar qué estructuras de zoológicos y acuarios existen actualmente. De esta manera tenemos instituciones privadas, corporaciones, consorcios (conocidos también como licitaciones), fundaciones e instituciones de administración municipal o de directamente por el Estado. En términos financieros esto genera un gradiente, desde instituciones completamente autónomas, autofinanciadas, hasta instituciones totalmente dependiente de fondos de gobierno en las cuales incluso las donaciones son estrictamente reguladas o no son permitidas. Pues bien, distintas estructuras de financiamiento implican distintos problemas.

 

Las instituciones privadas están limitadas por el compromiso que tengan sus dueños con la conservación y en muchas ocasiones debido a su carácter privado se ven excluidas de la posibilidad de postular a determinados fondos. Por ejemplo, de los 47 miembros de ALPZA en Latinoamérica, 26 zoológicos y acuarios (es decir el 55%) son privados.

 

 

¡Es hora de ordenar tu casa!

 

De forma general en las instituciones privadas los fondos para conservación vienen directamente del dueño de la institución, lo que a largo plazo implica que es percibido como una inversión poco sustentable. Por otro lado las instituciones públicas tienen una baja capacidad de autofinanciarse, mantienen entradas de ingreso muy económicas generalmente por razones regulatorias, tienen presupuestos poco flexibles lo que no permite cambios y el dinero extra generado debe ser regresado a las arcas fiscales. Así mismos es prácticamente imposible tomar decisiones financieras rápidas (lo que puede ser requerido en caso de crisis ambientales), y debido a cambios de gobierno es difícil establecer compromisos que requieren ser sostenidos en el tiempo. Carecen además de habilidades para establecer nexos con organizaciones internacionales que las apoyen y muchas veces por temor a comprometer la imagen del gobierno no pueden aceptar asistencia o apoyo de estos grupos, por los mismos motivos; pueden experimentar resistencia por parte de las autoridades a la hora de crear campañas de recolección de fondos. Finalmente las instituciones públicas se ven afectadas por sistemas de licitación que pueden ser demasiado rígidos ignorando criterios importantes en términos de una visión sobre conservación y en ocasiones incluso se basan meramente en intereses de las empresas licitadoras que desconocen el rol conservacionista que sus instituciones deben tener.

 

Pues bien, ya tenemos claros los principales problemas, ahora hablemos de soluciones.

 

10 soluciones para lograr financiar iniciativas de conservación en zoos y acuarios

  1. Podemos buscar mecanismos que garanticen que un porcentaje de las entradas vayan directamente a conservación.

  2. Establecer paralelamente una fundación asociada a nuestra institución.

  3. Postular a fondos de gobierno o de otro origen.

  4. Asociarse a auspiciadores para determinadas iniciativas de conservación.

  5. Relacionarse con políticos (a escala local y global) para que ellos conozcan y valoricen el importante rol de los zoos y acuarios en conservación de biodiversidad y más tarde apoyen iniciativas.

  6. Establecer nexos con equipos trabajando en terreno y ayudar con recursos (desde apoyo de horas de personal y equipos hasta contribuciones financieras directas).

  7. Generar estrategias de recolección de donaciones originales.

  8. Incentivar al personal a viajar para establecer relaciones interinstitucionales (ej: participación en congresos, cursos y talleres).

  9. Pertenecer a una asociación de zoológicos y acuarios, y otras asociaciones ligadas a la conservación.

  10. Participar de iniciativas de conservación bajo un eje estratégico (por ejemplo la propuesta por WAZA y contar dentro de su institución con una estrategia acordada).

 

Los primeros pasos de una institución que comienza a involucrarse de forma activa en conservación pueden ser desafiantes. La primera experiencia puede tanto estimular a la dirección a comprometerse cada vez más en conservación o por el contrario, puede resultar en el rechazo absoluto a volver a involucrarse en este tipo de empresa. Por esto es importante que los primeros esfuerzos estén destinados a proyectos donde en cierta medida las probabilidades de éxito sean significativas. Esto puede lograrse:

 

-apoyando proyectos prestigios que ya se encuentran en curso y son dirigidos por instituciones de alta credibilidad. No es necesario que en un inicio cada zoo o acuario tenga su propio proyecto.

-apoyando proyectos innovadores que atraigan la atención de la ciudadanía y los medios (haciendo un esfuerzo por no caer en la dinámica de abordar especies carismáticas que ya reciben suficiente atención, ej: con una buen trabajo de difusión y marketing incluso un invertebrado puede ser un excelente sujeto de conservación siendo hasta más económico de protegerlo que un mamífero).

-apoyando proyectos dentro de la comunidad de zoológicos y acuarios que son reconocidos por las asociaciones de zoológicos y acuarios que a su vez tienen un financiamiento multi-institucional (ej: programas de cría en cautiverio).

 

 

La mayoría silenciosa…y una excelente oportunidad

 

El número de especies que reciben escasa atención por considerarse poco carismáticas es muy grande. Generalmente se trata de especies pequeñas, no mamíferas, y principalmente invertebrados. Pues bien, esta quizás sea la oportunidad para aquellas instituciones que no pueden invertir grandes sumas de dinero pero desean trabajar en la conservación de especies amenazadas (aproximadamente un 72% de la diversidad de especies del mundo corresponde a invertebrados) y de paso asistir a un grupo prácticamente ignorado y descuidado. Por ejemplo esfuerzos de conservación para un escarabajo nativo pueden ser mucho más economicas que para un carnívoro!

 

Te invitamos a ingresar al area "Acceso a miembros" (exclusiva para miembros ALPZA, si no estás registrado aprovecha de hacerlo) y conocer una lista de fondos disponibles para conservación.

 

Nota: El texto está basado en la presentación “City sponsored zoo and field conservation: The ways forward” (“Zoológico financiado por la ciudad y conservación en terreno: Las formas de avanzar) presentado por el Sr. Radoslaw Ratajszczak, Director, Wroclaw Zoo, en Congreso EAZA 2015 e ideas posteriores aportadas por los autores de esta nota. Las opiniones emitidas en este blog no son necesariamente la opinión de ALPZA.

 

 

 

Please reload

Posteos recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por tema

w