Contacto

info@alpza.com

Horario de atención

Lun- Vier 08:00-17:00 hrs. (Chile)

 

 

© 2019 ALPZA

ALPZA agradece la gentileza de los siguientes miembros de la Asociación por autorizar el uso de sus fotografias en este sitio web: Parque das Aves, Zoológico de Cali, ACOPAZOA, Africam Safari, Bioparque Temaikèn, BuinZoo,  Jardín Zoológico de la Cuidad de Buenos Aires, Fundación Zoológica de Quito, Mauro Tambella, Zoológico Nacional La Aurora,  Zoológico de São Paulo y Zoológico Nacional del Parque Metropolitano de Santiago.

Blog de ALPZA

¡Un espacio donde miembros de nuestra comunidad e invitados comparten opiniones e ideas!

 ¿Por qué manejo cooperativo?

 

Nuestros zoológicos y acuarios cuidan cientos de individuos de decenas de especies de la región latinoamericana y de alrededor del mundo, como responsables de su bienestar debemos preocuparnos no sólo por proveer los requerimientos básicos que necesitan los animales (alimento, agua, salud, comodidad y oportunidad para expresar comportamientos naturales), sino también de consolidar poblaciones saludables compuestas por individuos que representen la mayor variabilidad genética posible de su especie.

 

De esta manera, debemos trabajar por establecer poblaciones demográficamente y genéticamente viables, y esto es especialmente imperante para especies amenazadas y raras en nuestras colecciones. La principal estrategia para llevar a cabo esta tarea es el manejo poblacional, el cual se logra a través del manejo cooperativo y se refiere a las “medidas definidas para asegurar que poblaciones de especies de elección estén disponibles, saludables, y sean viables para el futuro previsible incluyendo el manejo demográfico, manejo genético, cuidado veterinario y mantenimiento”.

 

El manejo cooperativo es uno de los motores de la conservación ex situ y de la biología en zoológicos. Es sin duda uno de los objetivos más importantes para cualquier organización o asociación de zoológicos y acuarios, y debe hacer parte de la gestión de nuestras instituciones. Es por esta razón que es una de las metas de la Estrategia de Conservación de ALPZA y es nuestro compromiso hacer lo posible por alcanzarla. Para esto hay varios aspectos fundamentales y quiero hacer énfasis en los que podemos controlar, como lo son el desarrollo de los planes de manejo, el manejo de los registros y la voluntad de cooperar.

 

 

¿Cómo se hace manejo cooperativo?

 

El manejo poblacional ex situ para una especie determinada se busca a través de un plan de reproducción y transferencias de individuos. Para esto se debe contar con ejemplares plenamente identificados y con una historia de vida conocida. Esto va a depender de la dedicación de los profesionales a cargo de los animales y responsables de coordinar el plan de manejo para esa especie. De esta manera, vemos como es importante que nos comprometamos con la causa identificando a nuestros individuos, registrando su información y siendo oportunos con el envío de los datos.

 

Para empezar, identificar nuestros animales facilitará su inclusión en los libros de registros genealógicos o studbooks.  Un studbook contiene el número de registro de cada animal de la especie en los zoológicos, su identidad (marca individual), sexo y fecha de nacimiento, la identidad de sus padres, y toda la información asociada a los eventos ocurridos en su vida (fecha y localización de nacimiento, traslados y muerte). Este registro permite caracterizar a la población para así elaborar un plan de manejo para la reproducción de la especie. La reproducción ex situ es una de las funciones más importantes de los zoológicos y gracias a ella especies como el Guacamaya de Spix (Cyanopsitta spixii), el Paujil de Alagoas (Mitu mitu), el Cóndor de California (Gymnogyps californianus), el Hurón de Patas Negras (Mustela nigripes) y el Caballo de Przewalski (Equus ferus przewalskii) se salvaron de la extinción.

 

En la misma línea, el adecuado manejo de registros es unos de los aspectos básicos para la operación de cualquier institución zoológica o acuario. Registros organizados y sistematizados permiten llevar la historia de vida de nuestros animales lo cual es necesario para la consolidación del studbook y la consecuente producción del plan de manejo. El plan de manejo se concentrará en definir recomendaciones reproductivas y de traslados de individuos teniendo en cuenta aspectos importantes como la capacidad reproductiva, el grado de parentesco y la diversidad genética..

 

Pero no basta con planear el  manejo poblacional de una especie: debe ser una realidad. Para esto hay que superar aspectos que dependen de individualidades humanas y esto tiene que ver con los traslados. Las recomendaciones reproductivas, y por ende, el movimiento de los individuos seleccionados para participar en los programas de reproducción para la conservación, no puede estar determinada por intereses o motivos personales o políticos, y sin embargo, lo está. Hay casos de directores o profesionales de instituciones que se niegan a seguir las recomendaciones de manejo, y funcionarios y protocolos de gobierno que dificultan mover un animal entre países, afectando las recomendaciones.

 

 

¿Se deben manejar todas las especies bajo nuestro cuidado cooperativamente?

 

El manejo cooperativo es un gran reto para nuestras instituciones: depende de la disponibilidad de tiempo de los profesionales y recursos. De esta manera es importante aclarar que no se requiere que todas las especies se cuiden y reproduzcan bajo este esquema y es necesario invertir nuestros esfuerzos en las especies correctas. Así como la reproducción ex situ en ocasiones puede ser la estrategia de conservación más importante para una especie amenazada, también puede ser completamente innecesaria o no ser factible. Esto lo afirman las Directrices de Uso de la Gestión Ex situ para la Conservación de Especies de la Comisión de Supervivencia de Especies de la UICN.

 

Así, necesitamos seleccionar qué especies requieren de la reproducción ex situ para su conservación en la región latinoamericana y necesitamos definir cuáles queremos que estén representadas en nuestras instituciones de tal manera que se controle la diversidad genética. Este es uno de los principales objetivos de ALPZA para su planeación estratégica. Para esto se tiene que pensar en términos del estado de conservación de una especie y el tamaño de su población en las instituciones. Una población pequeña requiere ser manejada y si es una especie amenazada es aún más relevante.

 

 

¿Qué especies deberían ser consideradas para manejo cooperativo en Latinoamérica?

 

Como he venido afirmando e insinuando, las especies objeto de manejo cooperativo deberían ser principalmente especies amenazadas o con poblaciones pequeñas y bien representadas en las instituciones miembro de ALPZA. Aunque hay animales con una amplia distribución natural en la región y una representación importante en los zoológicos y acuarios ALPZA, como el Cóndor Andino (Vultur gryphus) y el Oso de Anteojos (Tremarctos ornatus), otros tienen una distribución restringida, como la Pava Cornuda (Oreophasis derbianus) y el Paujil de Pico Azul (Crax alberti), y todos podrían beneficiarse de un manejo poblacional concertado. También debemos incorporar a nuestros criterios la variabilidad genética dentro de una misma especie, y esto va a determinar el nivel al que debamos planear su mantenimiento (nacional, binacional, regional, continental, global).

 

Por ejemplo, el Águila Harpía (Harpia harpyja) tiene un amplio rango de distribución natural desde México a Argentina. Sin embargo, existen pocos individuos en instituciones miembros ALPZA y sus poblaciones naturales se encuentran en decrecimiento. Siendo una especie carismática su futuro en los zoológicos de la región va a depender de los esfuerzos y el manejo que le demos para asegurar una población viable que pueda suplir las naturales en caso de ser necesario.

 

Esta corta reflexión es una invitación a incorporar el manejo cooperativo a nuestros planes de trabajo, políticas y discursos, a participar, a fortalecer nuestros sistemas de registros, a gestionar nuestras colecciones en favor de la conservación de la biodiversidad, a pensar en la conservación de especies y no de individuos, a estar atentos al progreso de esta estrategia en ALPZA y finalmente, a trabajar en comunidad. El manejo poblacional es un tema de sostenibilidad y todos queremos que nuestras instituciones lo sean.

 

Necesitamos llegar a nuestros visitantes a través de especies carismáticas para que se conecten con nuestra biodiversidad, y promover el conocimiento y la conservación de especies en riesgo de desaparecer: el mantenimiento de poblaciones viables nos facilitará esto. 

 

 

 

Please reload

Posteos recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por tema

w